Horologium Augusti

Escribe Vitruvio en el Libro I: "A partir de la Astrología el arquitecto conoce los puntos cardinales: oriente, occidente, mediodía y septentrión; y también la estructura del cielo, de los equinoccios, de los solsticios y de los movimientos orbitales de los astros. Si se ignora la Astrología, es absolutamente imposible que conozca la disposición y estructura de los relojes."

Una de las más singulares obras de arquitectura en la Roma de Augusto fue el "Horologium Augusti", un gigantesco reloj de sol que utilizaba como gnomon un obelisco egipcio que fue originalmente mandado construir por el faraón Psamético II (595-589 a.C.). Durante el solsticio de invierno, cuando estaba en Heliopolis, la sombra del obelisco alcanzaba hasta una piedra colocada expresamente para ello, enfrente del mismo.


El Campo de Marte
University of Oregon


Augusto, en su conquista de Egipto, se incautó del monolito que tiene 21,79 metros de altura, 29 metros desde la base hasta el globo, y un peso de 230 toneladas. Este aún permanece en pie delante del Parlamento italiano en la plaza de Montecitorio, un lugar próximo a su emplazamiento original, siendo utilizado como un reloj de sol. (existiendo las líneas que indican la hora en el pavimento).

El Horologium Augusti fue el mayor reloj de sol del mundo antiguo. Fue construido en el año 10 aC., cuando M. Agrippa, como Vitruvio, ya habían muerto, sin embargo es el propio Vitruvio en el Libro IX quién mejor establece la teoría de cómo debe construirse esta singular obra de arquitectura.


El Mausoleo de Augusto y Agripa, el obelisco y el Ara Pacis
(Buchner 1976)


El monumento fue descrito por Plinio el Viejo:
Augusto utilizó el obelisco en el Campo de Marte de forma destacada, es decir, este emite su sombra y, por tanto, marca la duración de los días y noches. Se estableció una zona pavimentada en consonancia con la altura del monolito, de tal manera que la sombra al mediodía en el día más corto podría extenderse hasta el borde del pavimento. Como la sombra crecía más corta y más larga sucesivamente, se medía las variaciones por barras de bronce fijadas en el pavimento. Este dispositivo merece estudio, fue el resultado del ingenio del matemático Facundus Novius.
Plinio, Historia natural 36,72;


Horologium Augusti, (Buchner 1976)

El conjunto arquitectónico consistía en una gran plaza circular realizada en mármol travertino y en cuya mitad superior se hallaba el cuadrante, realizado mediante incrustaciones de bronce. En el centro del círculo se situaba el obelisco egipcio, rematado por un globo de bronce, de forma que según la posición del sol, la sombra del obelisco se proyectaba en un lado u otro del cuadrante, mostrando el día del mes mediante la longitud exacta de la sombra proyectada a mediodía.

El "Horologium Augusti" se encontraba emplazado en el campo de Marte, terreno urbanizado años antes por Agrippa, y entre el templo del Panteón y el Mausoleo del emperador. Sobre su cuadrante y en la esquina superior izquierda, se encontraba el "Altar de la Paz (Ara Pacis), altar mandado construir en el año 13 a.C. por el senado en honor de la paz alcanzada por Augusto y Agrippa en las guerras del extremo occidente, en Hispania.

En la fecha del nacimiento del emperador, coincidiendo con el equinoccio de otoño, la sombra del obelisco indica la entrada del santuario de la paz.

Sin duda la mejor guía que Augusto tuvo para la construcción del conjunto fue la proporcionada Vitruvio, quién en el prefacio de su texto ya señala que el motivo principal de la escritura "De Architectura" era que el propio emperador pudiera comprobar la correcta ejecución de las obras de arquitectura cuando el hubiera muerto. Aspecto que en el caso del Horologium se cumple de manera premonitoria.


Obelisco egípcio de Augusto

Escribió Vitruvio:
De sus estudios astronómicos debemos separar algunas nociones y debemos explicar el acortamiento y la prolongación de los días, mes a mes. Veamos: mientras dura el equinoccio de primavera y de otoño, el Sol, situándose en Aries y en Libra, proyecta una sombra que equivale a ocho de las nueve partes del gnomon, en la latitud de Roma. Por la misma razón, la sombra será igual a tres de las cuartas partes del gnomon, en Atenas; en Rodas, cinco de las siete partes; en Tarento, nueve de las once partes, y en Alejandría, tres de las cinco partes, en otros lugares distintos encontramos que las sombras equinocciales son siempre diferentes, de acuerdo con la naturaleza.

En base a este principio, debe tomarse la sombra equinoccial en el mismo lugar donde haya de construirse el reloj; y si, como sucede en Roma, la sombra equivale a ocho partes de las nueve que tiene el gnomon, descríbase en un lugar plano una recta y exactamente desde su parte central levántese a escuadra una perpendicular, que se denomina gnomon. Desde la línea trazada sobre el plano se medirán, con la ayuda del compás, nueve segmentos iguales en la misma línea del gnomon; donde quede marcado el segmento noveno se fijara el centro, señalado con la letra A; abriendo el compas desde este centro hasta la linea del plano donde aparecera señalada la letra B describase una circunferencia, denominada "meridiana"; después tómense ocho de las nueve partes que quedaron medidas desde la línea del plano hasta el centro del gnomon y márquense en la misma línea del plano donde figurara la letra C.

Esta será la sombra equinoccial del gnomon. Desde el punto de vista señalado con la letra C trácese una línea pasando por el centro, donde se señaló la letra A: esta línea representa un rayo del Sol en el equinoccio; a continuación, abriendo el compás desde el centro hasta la línea del plano, se marcaran dos líneas nuevas de igual longitud a ambos lados (del centro): en el lado izquierdo de la circunferencia se señalara la letra "E", y en el derecho la letra "I". Ambas letras se señalaran en las partes extremas de la circunferencia; por el centro se trazara una línea que dividirá el círculo en dos semicírculos iguales; los matemáticos denominan a esta línea horizonte ( Debe tomarse como una recta trazada sobre la proyección que representa un rayo del Sol).

A continuación, se tomará la decimoquinta parte de toda la circunferencia y se colocará la punta del compás en ésta, en el punto donde quede cortada por el rayo equinoccial, que señalaremos con la letra "F"; a derecha e izquierda se mar­caran las letras "G" y "H". Desde estos puntos deben trazarse unas líneas -pasando por el centro- hasta la línea del plano, donde figurarán las letras "T" y "R": una línea indicará el rayo del Sol en invierno y la otra en verano. Enfrente de la letra "E", la letra "1" indicará el punto donde el diámetro corta la circunferencia, donde estarán indicados los puntos "Y", "K", "L" y "G"; frente a la letra "K", quedarán los puntos "K", "H", "X" y "L"; el punto "N" estará frente a "C", "F" y "A". Se trazarán los diámetros desde "G" a "L" y desde "H" a "K". El superior delimita la parte del verano y el inferior la del invierno. Divídanse estos diámetros en partes iguales mediante las letras "O" y "M", que señalarán los puntos del centro; pasando por estos puntos y por el centro "A" se trazarán unas líneas hasta la misma circunferencia, donde estarán las letras "Q" y "P". Esta línea ha de ser perpendicular al rayo equinoccial y en la ciencia matemática se denomina "eje". Desde estos centros ábrase el compás hasta el punto extremo de los diámetros y quedarán descritos dos semicírculos: uno será el del verano y otro el del invierno.

Donde concurran las líneas paralelas y la llamada línea "horizonte" quedará la letra "5" a la derecha y la letra "V" a la izquierda. Desde la letra "5" se trazará una línea paralela al eje hasta el semicírculo de la derecha, donde estará el punto "Y"; y desde la letra "V" trácese otra línea paralela, en el semicírculo de la izquierda, hasta la letra "X", esta línea paralela se denomina "laeotomus". La punta del compás debe colocarse en el punto donde el radio equinoccial corta la circunfe­rencia, punto que se marcará con la letra "D", y debe abrirse el compás hasta el punto donde el radio del verano corta la circunferencia, punto marcado con La letra "H". Desde el centro equinoccial y de acuerdo con la longitud del radio del verano, se describirá el círculo de los meses, llamado "manaeus". Así se logra y se completa la figura del analema.

Después de describir y explicar el analema donde hemos utilizado las líneas de invierno, de verano, o bien las de los equinoccios e incluso las de los meses. deberán trazarse las líneas que marquen las horas, en una base plana, de acuerdo con los cálculos del analema. A partir del analema se pueden deducir múltiples variantes y múltiples clases de relojes, simplemente con seguir unos cálculos técnicos. El resultado de estas figuras y diagramas es siempre el mismo: dividir en doce partes iguales el día equinoccial y el día de los solsticios de invierno y de verano. No voy a extenderme más, no por pereza sino por no hacerme pesado Daré cuenta ahora de los inventores y de los distintos modelos de relojes. Me resulta imposible descubrir nuevos tipos de relojes y no voy a apropiarme de los descubrimientos ajenos, como si fueran míos. Así pues, pasaré a tratar de los datos que nos han transmitido y de los autores de tales invenciones. Libro IX cap. VII.


Ver: Descripción de los analemas.

© carlosmontaña - 2005